NO al financiamiento ilegal de partidos

La complicidad de las miradas

Entrevista a la fotógrafa cusqueña Adriana Peralta, arte y realidad peruana

Publicado: 2018-11-29
Adriana Peralta perenniza a través de su lente un Cusco distinto al turístico. Sus fotografías tienen rostro de mujer, alma andina y esencia de valentía y fuerza, como ella misma.

Actualmente la fotografía de sesión está de moda, la que necesita de mucha logística. Por el contrario, tú fotografías el cotidiano, ¿por qué elegiste este camino?

Tiene que ver con mi personalidad, con mi urgencia de contar cosas, lo que veo y me llama la atención. De alguna manera, contar lo que tiene que ver con mi vida.  

Las fotos más preparadas, más posadas, si bien a veces las hago por trabajo, no son lo mío pues tengo que decirle a la persona cómo posar, o acomodar la iluminación. Para mí la magia de la fotografía está en el instante, en la mirada, que no depende de mí, sino de lo que se me presente.

Me es posible hacer esta fotografía, la del instante, espontánea, la que puedo captar de miradas y situaciones. Del momento en que observando a un persona puedo relacionarme, decir solamente con la mirada. Esto me sirve para contar ese instante.


¿Cuál es la característica del lente de Adriana Peralta?

Tengo fascinación por conocer personas a través de la primera mirada, con un momento, descubriéndola a través de sus expresiones. Con estos elementos puedo contar algo de alguien.  

Mis fotografías son básicamente de personas, si son de objetos es porque la presencia de una persona está muy fuerte en él. Creo que una característica de mi fotografía es resaltar la dignidad humana, la fuerza personal. No fotografío a personas en una situación terrible; siempre busco resaltar lo mejor, por muy difícil que sea la situación, busco resaltar la dignidad como ser humano. Si la foto no refleja esto, no la muestro.

¿Cómo imaginas, desde tu persona y tu lente, que será el Perú en el Bicentenario de la independencia?

Desde los años de la conquista, el poder está en manos de gente que se considera blanca. La gran mayoría de peruanos somos el resultado de una enorme mezcla. La fuerza está en la gente originaria, la gente de todo el Perú, no solo de la capital. Esta es la fuerza del Perú, la que saca la cara por el país. La mayoría de personas que están en el Perú, ese es el rostro del Perú al bicentenario, la población originaria. 


En tus fotografías se distinguen tres tópicos muy marcados: lo andino, la mujer y lo social. ¿Por qué elegiste estos temas?

Mis grandes referentes de valentía, coraje e inteligencia son mujeres. Mi abuela es una persona que siempre me inspiró, valiente y fuerte hasta el último de sus días. Ella se bastaba y se sobraba sola. Viví algunos años con ella y su carácter me motivó. Por eso mis referentes de coraje son mujeres, escritoras, amigas, militantes, lideresas. Mi atención va hacia ellas porque  tienen una fuerza enorme, que incluso pasa desapercibida para nosotras mismas y es en los momentos más difícil que reluce.  

Con respecto a lo social, en las marchas en Cusco son mujeres las que más gritan, a las que más se les nota. En mi fotografía se refleja la presencia fuerte de las mujeres. Lo andino tiene que ver con una mirada fascinada que he tenido desde niña con mujeres andinas, siempre las he visto radiantes. Me encanta su estética, tengo muchas fotos de trenzas, perfiles, ángulos de sus rostros, su color, mirada, su ropa… estéticamente la mujer andina me encanta.  

Tus fotografías han perennizado movimientos sociales importantes en Cusco, tienes una gran colección de fotografías de marchas o protestas. ¿Cuál fue el movimiento social que desde tu lente has retratado y más te impactó?

En la primera marcha Ni Una Menos he visto a todo tipo de mujeres, estábamos todas allí, para visibilizar la violencia en todos los estratos sociales, en diferentes situaciones. Todas indignadas. Para mí esto fue muy importante y quedó registrado en mis fotografías.  

Otro momento importante fue la llegada de Keiko, la cantidad de gente que se movilizó contra ella fue sorprendente. Estábamos todos en las calles, y yo pude fotografiar este día.


¿Cuál consideras que es un peligro para la fotografía actualmente?
Antes teníamos la costumbre de tomar las fotos y por la necesidad de verlas imprimíamos, las poníamos en un álbum. Hoy en día ya no se hace  poca gente imprime fotos, todos tenemos nuestra fotografía en virtual. Estamos corriendo en el tiempo y perdiendo memoria. Fotos que tenemos de hace 2 o 3 años ya no las vemos y las dejemos en virtual. Las fotos que se están materializando, imprimiendo, son de momentos importantes como matrimonios, pero no del cotidiano, situaciones familiares como era antes.
Fotógrafo peruano favorito:
Martín Chambi.
Tu segunda pasión más grande después de la fotografía:
El Cine.
Un sueño:
Que mi hija se desenvuelva en un mundo más justo y seguro para las mujeres.
Define el año 2018:
Justicia.

Escrito por

Clarys Cárdenas Torres

Comunicadora, cusqueña, feminista.


Publicado en